Artistas Obras Noticias Otros

Jorge Luna

Textos para Jorge Luna

 

I.El momento presente es propicio para que los artistas subrayen sus posturas ante la fase de la historia del arte en la cual les ha correspondido trabajar. Quienes consideran que ya todo se ha hecho, y se ha hecho muy bien, adoptan posturas manieristas. Quienes por su parte deciden contribuir al apuntalamiento de los lenguajes dominantes, se suman al mainstream local o, en su caso, al global. Por fortuna a la vez hay artistas que optan por recorrer derroteros que, por inusitados, resultan hasta cierto punto atrevidos. Tal es el caso de Jorge Luna, artista que retoma algunos de los planteamientos de la segunda etapa de las neovanguardias del siglo XX, pero jamás para retrotraerse frente al arte más extendido sino, por el contrario, para dotarlo de un vigor que reclama casi a gritos; para alejarlo de la homogeneización que lo aqueja y que a todas luces lo refrena. Es por esto que Jorge Luna recurre a un realismo post-fotográfico exacerbado que desencadena acicates a nuestros modos de percibir. Es por esto que hace gala de la amplia destreza y de la precisión que como pintor ha conseguido. Y es por esto mismo, en suma, que cada una de sus obras constituye un refrendo de su postura ante la presente fase de la historia del arte: la postvanguardista; de esa postura suya a favor de un arte expandido, diverso, multidisciplinar, heterogeneizante e incluyente. De ese arte por venir del que él ya es un destacado y audaz pionero.

Carlos-Blas Galindo




II.Acercarse a la obra plástica de un artista conlleva un reto, en el sentido de intentar poner, en palabras lo que el autor nos transmite con su pintura: la interpretación.En el caso de Jorge Luna el público se va a encontrar con unas obras sobre tela realizadas a partir de 2003, a la fecha. Pero su trayectoria comienza formalmente en el año de 1993 -aún sin proponérselo, pues se dedicaba a cuestiones relacionadas con el arte-; fue de hecho cuando se dio cuenta que la pintura era lo que le interesaba y le atraía más que todo.Después de incursionar por varios temas, llegó a la serie de obras que se presentan en esta exposición: obras que incluyen su entorno, obras intimistas en las que el artista se apoya como un "paso de transición" entre su obra anterior y lo que vendrá después, pues en sus inicios trató temas, relacionados con la naturaleza tropical, de las cuales, según sus propias palabras, se sirvió para profundizar en el color y así aprehenderlo.Enseguida aparecen sus bodegones, donde hace una parodia entre las peras y los focos y empezamos a sentir con más énfasis su interés e inclinación definitiva por el hiperrealismo, al exaltar los brillos, por ejemplo, y mostrarnos ese dialogo entre lo real, lo natural y lo industrial: parodia que caracterizará de muchas de sus representaciones pictóricas. Vemos así mismo una serie de esferas (¿de vidrio?) en materias naturales: palmeras, cocos, agua, arena, aves, frutas y otros elementos que el artista siente la necesidad de dejar plasmados sobre sus telas donde, una vez más, establece el diálogo o la parodia, diría yo, ente lo tangible y lo intangible.Debemos resaltar la maestría con la que acomete Jorge Luna sus trabajos, pues, hasta donde se percibe, no se permite a sí mismo la más mínima equivocación; y su búsqueda, aparte de la belleza, es rendir un homenaje y sumarse a los artistas que desde tiempos ancestrales han recurrido a estas técnicas, pero con su propia voz, su color, los motivos que emplea, sobre todo impregnándolas de actualidad: obras realizadas este siglo.En Jorge Luna tenemos a un artista joven que busca y desarrolla sus temas hasta sentir que lo ha "dicho" todo, que lo ha agotado; y es entonces que se introduce en uno nuevo, procurando reflejar el simbolismo predominante.No me cabe duda que sus obras serán apreciadas por el público, pues dará, a quien guste interactuar con ellas, una buena oportunidad para ir descubriendo tanto la maestría como las bellas composiciones que en esta ocasión nos muestra el artista.

Miriam Kaiser. México, D.F., marzo 2007

 

III.La obra de Jorge Luna, es un ejemplo de fusión entre la academia más tradicionalista y una atrevida vanguardia donde el recurso multimedia y la meticulosa manualidad son contundentes. Su temática seduce al espectador con un mínimo de objetos y el máximo detalle donde descubrimos miniaturas pictóricas insertas en obras de gran formato. El surrealismo y la psicodelia se funden en una sola idea siendo quizá la antesala de una corriente de pensamiento global donde tecnología, urbanismo, naturaleza, literatura, realismo, ciencia y fantasía describen al hombre contemporáneo, que paradójicamente se encuentra ausente como sujeto, pero omnipresente a través de sus objetos. Brillos, espejos, cristales aparecen obsesivamente en una geometría simple en los entornos más insólitos que van desde la página de un libro hasta una selva. Y hay mucho más en la Obra de Jorge Luna pero probablemente para mí lo más fascinante que provoca su trabajo radica en su capacidad de admirar y documentar el tiempo creándolo desde la mayor libertad haciendo de este hecho una constante celebración de vida que como umbrales de alegría cautivan de manera increíble a los niños.Dr. Arturo González González Director del Museo del DesiertoVI.La bolsa Mexicana de Valores se complace en presentar esta muestra de la obra del artista mexicano Jorge Luna. Formado en el diseño gráfico, desde 1993 Jorge combinó estas actividades con la pintura para dedicarse a ella por completo desde 1997. Su sensibilidad para manejar la luz y sus contrastes, así como para capturar los reflejos de la naturaleza y la creatividad humana sobre superficies brillantes y caprichosas maravilla al espectador.La calidad de su trabajo le ha valido reconocimientos en nuestro país y el extranjero. Ha participado en numerosas exposiciones individuales y colectivas; siete museos y varias colecciones nacionales e internacionales conservan parte de su producción. Esta exposición permite apreciar la originalidad del autor y da claro testimonio de su madurez y potencial creativo.Para el grupo BMV es ya una tradición presentar en sus instalaciones la obra de artistas plásticos que comienzan una carrera exitosa. Con ello deseamos contribuir a la proyección de nuevos talentos de México y América Latina y desde luego también al regocijo visual de quienes nos visitan. Esperamos que esta muestra sea de su agrado como para nosotros es presentarla.

Luis Téllez Kuenzler Presidente Grupo BMV