Artistas Obras Noticias Otros

Rafael Rodríguez

Rafael Rodríguez, entre lo expresivo y lo conceptual

Entrevista Margarita Ladrón de Guevara

 

"Estudié Arquitectura a manera de formación plástica también, en un principio, muchas de las bases compositivas de mi pintura estuvieron muy ligadas a la arquitectónica y poco a poco he ido desarrollando lenguajes distintos, más personales y propios de la técnica de pintor". Dentro de sus intereses actuales está la pintura sacra, así como el trabajo del retratista alemán del renacimiento Hans Holbein, y de otro retratista, el mexicano Hermenegildo Bustos; de los contemporáneos Lucian Freud y Paula Rego, la fotógrafa Rineke Dijkstra, las instalaciones de Teresa Margolles, el cine de Bresson, la escritora Marguerite Duras, entre muchos otros. Y de sus colegas queretanos, opina: "Jonathan Olvera y Juan Carlos Morales en ocasiones logran atmósferas que son difíciles de capturar en la pintura; y en el caso de Azucena Ramírez y Valerio Gámez me gusta la exploración y el recurso de diferentes medios para la exploración de sus ansiedades".

Jorge Roaro escribió en 2002 que Rafael Rodríguez, como arquitecto que es, tiende a pensar en sus cuadros en cuanto a espacio y estructura, en la que enfatiza los espacios vacíos para dar importancia a los protagonistas, que aparecen rodeados de elementos ambiguos y, por otro lado, de rostros sorprendentemente reales; pero la intención del artista no es hacer una reproducción fotográfica de alguien, sino que a través de la composición que incluye una postura espontánea, manchas de tinta sobre el rostro y expresiones que no son complacientes al espectador, reflejar la condición humana, e incluso encontrar en sus modelos reflejos del propio carácter del artista que proyecten su misma condición de ser humano.

Jorge Roaro habló de que tu trabajo transitaba en sus inicios entre lo figurativo y abstracto. Rodríguez explica: "En ocasiones he querido intervenir una imagen realista y propiamente figurativa con un lenguaje ajeno al sentido original del cuadro y así acentuar el carácter de la misma. Esto deriva en una mezcla de lo expresivo y conceptual y convierte lo figurativo en una lectura reversible con otros lenguajes incluso abstractos".


¿Cómo seleccionas o defines el tema de tus cuadros?

"El tema que más me interesa es muy general pues se trata de las diferentes variantes de la condición humana. Me he concentrado en hacer de mis modelos el tema principal, utilizando esta palabra menos en su acepción de alguien que posa para un pintor que en la que le da [el cineasta] Robert Bresson, para quien los modelos, las personas que aparecían en sus películas eran instrumentos de autoexploración y, sobre todo, encarnaciones del misterio de lo humano. En sus notas sobre el cinematógrafo escribe que "lo importante no es lo que me muestran sino lo que me esconden, y sobre todo, aquello que no sospechan que está en ellos".

¿Para hacer retrato tiene que haber un tema previo?

"No necesariamente, en ocasiones un conjunto de retratos integran un tema y así se parte de lo particular a lo general".

¿Tus personajes están relacionados contigo?

"Sí. El año pasado presenté una serie llamada "Modelos para un Autorretrato" como producto de mis reflexiones en torno a los motivos por los cuales elijo a una persona para retratarla. Descubrí que en buena parte de estos motivos eran afinidades que sentía con las personas retratadas o algo que descubría acerca de mi mismo en relación con ellas. Creo que la única manera de expresar algo esencial de una persona en torno a un retrato es haciéndolo a través de su reflejo en la persona del pintor.

¿Cómo es el proceso creativo para hacer los retratos? En el sentido de que, si hay un tema, ¿cómo lo relacionas con el personaje?

"Mis pinturas se concentran sobre las particularidades independientemente de los temas que pueden ser muy generales. Trato de comprender de una manera no racional sino visceral, al mismo tiempo la singularidad del retratado y lo que expresa de manera universal sobre lo humano. Eso coincide siempre que comienzo con una pintura nueva".

¿Es lo mismo cuando es un retrato por encargo?

"Pienso que el retrato comisionado debe tener como condición el encontrar un interés particular o una afinidad con el personaje, de lo contrario deja de ser comunicativo.

En la historia de la pintura, muchos de los grandes retratos fueron encargos en los que el pintor fue más allá de la simple representación realista del modelo".

¿Cuál ha sido la serie que más te ha gustado? ¿La que más satisfacciones te ha dejado?

"La serie Ansikte (que significa rostro en Sueco) fue importante para mí puesto que cambié los temas urbanos de mi formación como estudiante de arquitectura para concentrarme en el retrato y propiamente en el rostro como muestra de las voluntades y afecciones del ser humano".


No quiere que le cataloguen como 'retratista' pero ha dedicado gran parte de su carrera al retrato; el único tema que le interesa como pintor es la condición humana, la humanidad irreducible de las personas que pinta. "A menudo mis retratos pretenden representar un afecto que el rostro refleja e intenta esconder a un tiempo. Pienso que esta contradicción me ha acercado al misterio que intento capturar y me ha llevado a exploraciones que ya no tienen que ver con el rostro y que intentan encontrar afectos en otros elementos, a veces externos al sujeto retratado. Intuyo que estos afectos ajenos al rostro podrían expresar aspectos de la persona que no pasan por la contradicción que señalaba, toda vez que no hay un esfuerzo consciente del retratado por ocultar nada".

"Esto me ha llevado a pintar naturalezas muertas con intención retratística. Me he encontrado con un territorio muy vasto para la exploración de mi tema y la posibilidad, fascinante para mí, de explorar a las personas en relación al tiempo y a la memoria a través de los objetos que las rodean y a través de las huellas que dejan en su entorno".

Nuevas exploraciones

¿Cómo percibes el mercado del arte en Querétaro?

"Particularmente encuentro importante la labor del Museo de la Ciudad como un ejemplo detonador de muchos de los grupos artísticos, es un espacio que funciona con mucha intensidad de todo tipo. La oferta en cuanto a galerías dedicada al arte de manera lucrativa y privada es muy pobre, sin embargo existen muchos espacios públicos que de ser usados de manera correcta lograrían que se impusiera esta ciudad como punto importante no sólo para el desarrollo de los artistas locales sino como foro de exposición del trabajo de artistas de cualquier talla".